Especial The Doors (1971-1979) La vida sin Jim. Iggy Pop se viste del Rey Lagarto

Julio de 1971. La trágica ausencia de Jim no iba ser fácil de superar. Ray, Robby y John, a pesar de las evidentes dificultades con las que se iban a encontrar, decidieron seguir con The Doors:

 

John Densmore: ¿Y ahora qué hacemos? Nos sentamos, tocamos un poco y al final decidimos continuar. Las vibraciones entre los tres eran tan buenas que decidimos que teníamos que seguir. Jim era un amigo, alguien con quien habíamos vivido y con quién habíamos hecho música durante mucho tiempo, pero empezamos a darnos cuenta que teníamos el resto de nuestras vidas por vivir. Ninguno de nosotros quería tocar con otra gente. Así que, después de estar cinco años juntos día a día, decidimos empezar la historia de nuevo.

Robby Krieger: El motivo por el que hemos vuelto no es el dinero. Es que ¿qué otra cosa podríamos hacer? Es lo que nos gusta hacer y lo que siempre hemos hecho y es nuestra vida. Es sólo cuestión de descubrir cómo hacerlo.

 

Ray Manzarek: Al principio no estábamos muy seguros de nosotros. No sabíamos exactamente cómo íbamos a sonar. Sabíamos que la música estaría bien, pero no estábamos tan seguros de las letras.

Especial The Doors (1971-1979) La vida sin Jim. Iggy Pop se viste del Rey Lagarto

Julio de 1971. La trágica ausencia de Jim no iba ser fácil de superar. Ray, Robby y John, a pesar de las evidentes dificultades con las que se iban a encontrar, decidieron seguir con The Doors:

 

John Densmore: ¿Y ahora qué hacemos? Nos sentamos, tocamos un poco y al final decidimos continuar. Las vibraciones entre los tres eran tan buenas que decidimos que teníamos que seguir. Jim era un amigo, alguien con quien habíamos vivido y con quién habíamos hecho música durante mucho tiempo, pero empezamos a darnos cuenta que teníamos el resto de nuestras vidas por vivir. Ninguno de nosotros quería tocar con otra gente. Así que, después de estar cinco años juntos día a día, decidimos empezar la historia de nuevo.

Robby Krieger: El motivo por el que hemos vuelto no es el dinero. Es que ¿qué otra cosa podríamos hacer? Es lo que nos gusta hacer y lo que siempre hemos hecho y es nuestra vida. Es sólo cuestión de descubrir cómo hacerlo.

 

Ray Manzarek: Al principio no estábamos muy seguros de nosotros. No sabíamos exactamente cómo íbamos a sonar. Sabíamos que la música estaría bien, pero no estábamos tan seguros de las letras.

Especial The Doors (1971-1979) La vida sin Jim. Iggy Pop se viste del Rey Lagarto

Julio de 1971. La trágica ausencia de Jim no iba ser fácil de superar. Ray, Robby y John, a pesar de las evidentes dificultades con las que se iban a encontrar, decidieron seguir con The Doors:

 

John Densmore: ¿Y ahora qué hacemos? Nos sentamos, tocamos un poco y al final decidimos continuar. Las vibraciones entre los tres eran tan buenas que decidimos que teníamos que seguir. Jim era un amigo, alguien con quien habíamos vivido y con quién habíamos hecho música durante mucho tiempo, pero empezamos a darnos cuenta que teníamos el resto de nuestras vidas por vivir. Ninguno de nosotros quería tocar con otra gente. Así que, después de estar cinco años juntos día a día, decidimos empezar la historia de nuevo.

Robby Krieger: El motivo por el que hemos vuelto no es el dinero. Es que ¿qué otra cosa podríamos hacer? Es lo que nos gusta hacer y lo que siempre hemos hecho y es nuestra vida. Es sólo cuestión de descubrir cómo hacerlo.

 

Ray Manzarek: Al principio no estábamos muy seguros de nosotros. No sabíamos exactamente cómo íbamos a sonar. Sabíamos que la música estaría bien, pero no estábamos tan seguros de las letras.

Renuevan su contrato con Elektra por otros tres años más y se centran en componer nuevas canciones para el siguiente álbum. Los chicos tienen dudas de si mantener el nombre de The Doors:

Ray Manzarek: Incluso pensamos en llamarnos And The Doors porque primero habíamos sido The Doors y después de unos años nos convertimos en Jim Morrison And The Doors… pero nos quedamos con The Doors porque eso es lo que todavía somos. Antes éramos cuatro, ahora somos tres.

 

Otro dilema surge en el seno de la banda. ¿Buscamos a un nuevo cantante? La idea pronto se desvaneció. Jim Morrison es insustituíble:

 

Ray Manzarek: Estuvimos juntos tanto tiempo nosotros cuatro, la comunicación psíquica era tan fuerte que nos habría llevado demasiado tiempo adaptarnos y armonizar con otro tío… ¿y si no fuera el adecuado? Y, por supuesto, también iba a ser duro para él; siempre sería el sustituto de Jim.

 

Los ‘nuevos’ The Doors serían un trío y del apartado vocal se ocuparía Ray, que ya había sustituído a Jim en varias ocasiones cuando éste no se encontraba en condiciones mínimas de sujetar el micrófono.

 

Durante el resto del verano, el grupo se dedica a grabar en los estudios Workshop las nuevas composiciones que iban a configurar el séptimo disco de estudio de The Doors. Cuentan con la colaboración de cinco bajistas y dos percusionistas. Bruce Botnick les echaría una mano una vez más en la producción. 

A finales de octubre sale publicado el álbum bajo el título de ‘Other Voices’. El nuevo trabajo consta de ocho temas, con la peculiaridad de que la mitad ya estaban compuestos antes de la muerte de Jim pero habían sido rechazados por diversos motivos. Ahora los habían pulido con nuevos arreglos y ya estaban convencidos de su calidad.

 

Era evidente que ‘Other Voices’ iba a ser recibido con enorme escepticismo por la crítica y el público. Presentar un disco de The Doors sin Jim era todo un desafío. Sin embargo, a pesar de los prejuicios con los que esperaban encontrarse, el nuevo álbum alcanza unos buenos resultados de ventas y llega a situarse en el puesto treinta y uno en las listas de su país.

 

Decir que en ‘Other Voices’ se echa de menos a Jim es una obviedad. Aunque Ray cumple de manera muy digna como vocalista (Robby también se encarga de la voz en tres canciones) esto ya suena a otra cosa. Y ni que decir tiene que a nivel lírico están lejos de los textos de Jim. A pesar de todo hay temas del disco muy aprovechables. “In The Eye Of The Sun” podría haber formado parte de ‘L.A. Woman” sin ningún problema; “Ships w/ Sails”, la más larga del disco, tiene un desarrollo instrumental muy interesante y fue elegida como single del disco; la enérgica y pegadiza “Tightrope Ride” fue el otro sencillo de ‘Other Voices’ y “Wandering Musician” es una gran balada muy al estilo del ‘Sticky Fingers’ de The Rolling Stones. 

Renuevan su contrato con Elektra por otros tres años más y se centran en componer nuevas canciones para el siguiente álbum. Los chicos tienen dudas de si mantener el nombre de The Doors:

Ray Manzarek: Incluso pensamos en llamarnos And The Doors porque primero habíamos sido The Doors y después de unos años nos convertimos en Jim Morrison And The Doors… pero nos quedamos con The Doors porque eso es lo que todavía somos. Antes éramos cuatro, ahora somos tres.

 

Otro dilema surge en el seno de la banda. ¿Buscamos a un nuevo cantante? La idea pronto se desvaneció. Jim Morrison es insustituíble:

 

Ray Manzarek: Estuvimos juntos tanto tiempo nosotros cuatro, la comunicación psíquica era tan fuerte que nos habría llevado demasiado tiempo adaptarnos y armonizar con otro tío… ¿y si no fuera el adecuado? Y, por supuesto, también iba a ser duro para él; siempre sería el sustituto de Jim.

 

Los ‘nuevos’ The Doors serían un trío y del apartado vocal se ocuparía Ray, que ya había sustituído a Jim en varias ocasiones cuando éste no se encontraba en condiciones mínimas de sujetar el micrófono.

 

Durante el resto del verano, el grupo se dedica a grabar en los estudios Workshop las nuevas composiciones que iban a configurar el séptimo disco de estudio de The Doors. Cuentan con la colaboración de cinco bajistas y dos percusionistas. Bruce Botnick les echaría una mano una vez más en la producción. 

A finales de octubre sale publicado el álbum bajo el título de ‘Other Voices’. El nuevo trabajo consta de ocho temas, con la peculiaridad de que la mitad ya estaban compuestos antes de la muerte de Jim pero habían sido rechazados por diversos motivos. Ahora los habían pulido con nuevos arreglos y ya estaban convencidos de su calidad.

 

Era evidente que ‘Other Voices’ iba a ser recibido con enorme escepticismo por la crítica y el público. Presentar un disco de The Doors sin Jim era todo un desafío. Sin embargo, a pesar de los prejuicios con los que esperaban encontrarse, el nuevo álbum alcanza unos buenos resultados de ventas y llega a situarse en el puesto treinta y uno en las listas de su país.

 

Decir que en ‘Other Voices’ se echa de menos a Jim es una obviedad. Aunque Ray cumple de manera muy digna como vocalista (Robby también se encarga de la voz en tres canciones) esto ya suena a otra cosa. Y ni que decir tiene que a nivel lírico están lejos de los textos de Jim. A pesar de todo hay temas del disco muy aprovechables. “In The Eye Of The Sun” podría haber formado parte de ‘L.A. Woman” sin ningún problema; “Ships w/ Sails”, la más larga del disco, tiene un desarrollo instrumental muy interesante y fue elegida como single del disco; la enérgica y pegadiza “Tightrope Ride” fue el otro sencillo de ‘Other Voices’ y “Wandering Musician” es una gran balada muy al estilo del ‘Sticky Fingers’ de The Rolling Stones. 

El cierre del disco, “Hang On To Your Life”, destaca por su percusión muy al estilo de “Sympathy For The Devil” y por las melodías de teclado de Ray.

 

En conclusión: ‘Other Voices’ está lejos de los mejores discos de The Doors con Jim pero, a pesar de contener varios temas bastante mediocres, sí que es un álbum que contiene piezas de enorme interés y que todo fan de The Doors debería descubrir. En noviembre comienzan una gira por Estados Unidos y Canadá para promocionar su nuevo trabajo. Les acompañan el bajista Jack Conrad y el guitarrista Bobby Ray.

 

Con la llegada del nuevo año 1972, Elektra decide sacar el segundo álbum recopilatorio de The Doors, ‘Weird Scenes Inside The Gold Mine’. Es un doble LP con más de veinte temas del grupo que contenía un par de caras B que no habían aparecido en los seis discos de The Doors con Jim. A finales de abril comienzan en París su segundo tour por Europa que les llevaría también a Alemania, Suiza, Holanda e Inglaterra. Durante esa primavera, de regreso en Los Ángeles, entran en los A&M Studios de Hollywood para grabar su octavo disco, ‘Full Circle’, segundo de The Doors sin Jim.

En este álbum, al igual que en ‘Other Voices’, cuentan con la participación de varios bajistas y percusionistas pero esta vez incluyen a un músico de viento, Charles Lloyd, que toca el saxo tenor y la flauta en un par de temas. Nuevamente, Bruce Botnick colabora en la producción. El disco ve la luz a mediados de julio y va a obtener los resultados más flojos que The Doors habían cosechado en toda su carrera. Y es normal. El nivel del disco es realmente pobre. A la banda se le ve perdida en una amalgama de estilos que no les lleva a ningún sitio. Los temas en general son muy mediocres y alguno les debería haber acarreado cárcel (“The Mosquito”). 

El cierre del disco, “Hang On To Your Life”, destaca por su percusión muy al estilo de “Sympathy For The Devil” y por las melodías de teclado de Ray.

 

En conclusión: ‘Other Voices’ está lejos de los mejores discos de The Doors con Jim pero, a pesar de contener varios temas bastante mediocres, sí que es un álbum que contiene piezas de enorme interés y que todo fan de The Doors debería descubrir. En noviembre comienzan una gira por Estados Unidos y Canadá para promocionar su nuevo trabajo. Les acompañan el bajista Jack Conrad y el guitarrista Bobby Ray.

 

Con la llegada del nuevo año 1972, Elektra decide sacar el segundo álbum recopilatorio de The Doors, ‘Weird Scenes Inside The Gold Mine’. Es un doble LP con más de veinte temas del grupo que contenía un par de caras B que no habían aparecido en los seis discos de The Doors con Jim. A finales de abril comienzan en París su segundo tour por Europa que les llevaría también a Alemania, Suiza, Holanda e Inglaterra. Durante esa primavera, de regreso en Los Ángeles, entran en los A&M Studios de Hollywood para grabar su octavo disco, ‘Full Circle’, segundo de The Doors sin Jim.

En este álbum, al igual que en ‘Other Voices’, cuentan con la participación de varios bajistas y percusionistas pero esta vez incluyen a un músico de viento, Charles Lloyd, que toca el saxo tenor y la flauta en un par de temas. Nuevamente, Bruce Botnick colabora en la producción. El disco ve la luz a mediados de julio y va a obtener los resultados más flojos que The Doors habían cosechado en toda su carrera. Y es normal. El nivel del disco es realmente pobre. A la banda se le ve perdida en una amalgama de estilos que no les lleva a ningún sitio. Los temas en general son muy mediocres y alguno les debería haber acarreado cárcel (“The Mosquito”). 

El cierre del disco, “Hang On To Your Life”, destaca por su percusión muy al estilo de “Sympathy For The Devil” y por las melodías de teclado de Ray.

 

En conclusión: ‘Other Voices’ está lejos de los mejores discos de The Doors con Jim pero, a pesar de contener varios temas bastante mediocres, sí que es un álbum que contiene piezas de enorme interés y que todo fan de The Doors debería descubrir. En noviembre comienzan una gira por Estados Unidos y Canadá para promocionar su nuevo trabajo. Les acompañan el bajista Jack Conrad y el guitarrista Bobby Ray.

 

Con la llegada del nuevo año 1972, Elektra decide sacar el segundo álbum recopilatorio de The Doors, ‘Weird Scenes Inside The Gold Mine’. Es un doble LP con más de veinte temas del grupo que contenía un par de caras B que no habían aparecido en los seis discos de The Doors con Jim. A finales de abril comienzan en París su segundo tour por Europa que les llevaría también a Alemania, Suiza, Holanda e Inglaterra. Durante esa primavera, de regreso en Los Ángeles, entran en los A&M Studios de Hollywood para grabar su octavo disco, ‘Full Circle’, segundo de The Doors sin Jim.

En este álbum, al igual que en ‘Other Voices’, cuentan con la participación de varios bajistas y percusionistas pero esta vez incluyen a un músico de viento, Charles Lloyd, que toca el saxo tenor y la flauta en un par de temas. Nuevamente, Bruce Botnick colabora en la producción. El disco ve la luz a mediados de julio y va a obtener los resultados más flojos que The Doors habían cosechado en toda su carrera. Y es normal. El nivel del disco es realmente pobre. A la banda se le ve perdida en una amalgama de estilos que no les lleva a ningún sitio. Los temas en general son muy mediocres y alguno les debería haber acarreado cárcel (“The Mosquito”). 

 

Bueno, a ver… ¿Qué se podría salvar de la quema? Quizás la regulera versión de Roy Brown (“Good Rockin’"), la blusera “It Slipped My Mind” y, sobre todo, “The Piano Bird” con esas maravillosas melodías de flauta cortesía de Charles Lloyd. Poco más.

 

El grupo, durante el verano, realiza una gira por Estados Unidos para presentar ‘Full Circle’. El 10 de septiembre de 1972 realizan el último concierto de la gira en el Hollywood Bowl de Los Ángeles que iba a significar su última actuación oficial en directo. La banda, vistos los resultados de su nuevo trabajo, empiezan a plantearse la opción de poner punto y final a The Doors.

 

John Densmore: ‘Full Circle’ resultó un poco desastroso, pero en aquel tiempo habíamos puesto nuestro corazón en él. A mitad de su composición las letras comenzaron a darnos problemas. ¿Qué canción íbamos a hacer? Ray seguía su propio camino y Robby el suyo, por lo que no creo que nuestro disco acabase siendo muy bueno.

 

Ray, Robby y John se dan una última oportunidad. En otoño viajan a Londres con la idea de reclutar a un gran vocalista pero el intento resulta fallido. Ray toma la decisión de regresar a Los Ángeles junto a su mujer Dorothy. Robby y John se quedan en Londres y tratan de buscar músicos para formar una nueva banda. 

 

Ray Manzarek: Habíamos estado demasiado tiempo juntos. Sin Jim, The Doors ya nunca más fueron The Doors. No era la misma banda, así que fuimos a Inglaterra para ver si podíamos cambiar las cosas, pero no encontramos a nadie. 

 

 

Dos de los chicos con los que trabajamos eran buenos, pero ya había llegado el momento de poner fin a The Doors. Así que le dije a John y Robby: ‘Oíd chicos, pongamos fin a esto’. Y lo hicimos. Todos decidimos que queríamos dedicarnos a nuestros propios objetivos musicales.

 

Bueno, a ver… ¿Qué se podría salvar de la quema? Quizás la regulera versión de Roy Brown (“Good Rockin’"), la blusera “It Slipped My Mind” y, sobre todo, “The Piano Bird” con esas maravillosas melodías de flauta cortesía de Charles Lloyd. Poco más.

 

El grupo, durante el verano, realiza una gira por Estados Unidos para presentar ‘Full Circle’. El 10 de septiembre de 1972 realizan el último concierto de la gira en el Hollywood Bowl de Los Ángeles que iba a significar su última actuación oficial en directo. La banda, vistos los resultados de su nuevo trabajo, empiezan a plantearse la opción de poner punto y final a The Doors.

 

John Densmore: ‘Full Circle’ resultó un poco desastroso, pero en aquel tiempo habíamos puesto nuestro corazón en él. A mitad de su composición las letras comenzaron a darnos problemas. ¿Qué canción íbamos a hacer? Ray seguía su propio camino y Robby el suyo, por lo que no creo que nuestro disco acabase siendo muy bueno.

 

Ray, Robby y John se dan una última oportunidad. En otoño viajan a Londres con la idea de reclutar a un gran vocalista pero el intento resulta fallido. Ray toma la decisión de regresar a Los Ángeles junto a su mujer Dorothy. Robby y John se quedan en Londres y tratan de buscar músicos para formar una nueva banda. 

 

Ray Manzarek: Habíamos estado demasiado tiempo juntos. Sin Jim, The Doors ya nunca más fueron The Doors. No era la misma banda, así que fuimos a Inglaterra para ver si podíamos cambiar las cosas, pero no encontramos a nadie. 

 

 

Dos de los chicos con los que trabajamos eran buenos, pero ya había llegado el momento de poner fin a The Doors. Así que le dije a John y Robby: ‘Oíd chicos, pongamos fin a esto’. Y lo hicimos. Todos decidimos que queríamos dedicarnos a nuestros propios objetivos musicales.

 

Bueno, a ver… ¿Qué se podría salvar de la quema? Quizás la regulera versión de Roy Brown (“Good Rockin’"), la blusera “It Slipped My Mind” y, sobre todo, “The Piano Bird” con esas maravillosas melodías de flauta cortesía de Charles Lloyd. Poco más.

 

El grupo, durante el verano, realiza una gira por Estados Unidos para presentar ‘Full Circle’. El 10 de septiembre de 1972 realizan el último concierto de la gira en el Hollywood Bowl de Los Ángeles que iba a significar su última actuación oficial en directo. La banda, vistos los resultados de su nuevo trabajo, empiezan a plantearse la opción de poner punto y final a The Doors.

 

John Densmore: ‘Full Circle’ resultó un poco desastroso, pero en aquel tiempo habíamos puesto nuestro corazón en él. A mitad de su composición las letras comenzaron a darnos problemas. ¿Qué canción íbamos a hacer? Ray seguía su propio camino y Robby el suyo, por lo que no creo que nuestro disco acabase siendo muy bueno.

 

Ray, Robby y John se dan una última oportunidad. En otoño viajan a Londres con la idea de reclutar a un gran vocalista pero el intento resulta fallido. Ray toma la decisión de regresar a Los Ángeles junto a su mujer Dorothy. Robby y John se quedan en Londres y tratan de buscar músicos para formar una nueva banda. 

 

Ray Manzarek: Habíamos estado demasiado tiempo juntos. Sin Jim, The Doors ya nunca más fueron The Doors. No era la misma banda, así que fuimos a Inglaterra para ver si podíamos cambiar las cosas, pero no encontramos a nadie. 

 

 

Dos de los chicos con los que trabajamos eran buenos, pero ya había llegado el momento de poner fin a The Doors. Así que le dije a John y Robby: ‘Oíd chicos, pongamos fin a esto’. Y lo hicimos. Todos decidimos que queríamos dedicarnos a nuestros propios objetivos musicales.

A comienzos de 1973 Las Puertas se cerraban. Ray en solitario y Robby junto a John comenzaban sus nuevas aventuras musicales. Ninguno de los trabajos futuros que se publicaron de sus nuevos proyectos fuera de The Doors alcanzarían un nivel de calidad ni una gran relevancia comercial. Durante ese año (1973) Ray grabaría su primer disco en solitario, “The Golden Scarab”, al igual que Robby y John harían lo propio con el homónimo debut con su nueva banda, la Butts Band. En 1974 vería la luz ‘The Whole Thing Started With Rock & Roll, Now It’s Out Of Control’, segundo álbum de Ray Manzarek y la Butts Band graban ‘Hear And Now”, que se publicaría al año siguiente.

 

El 25 de abril de 1974 se producía la trágica muerte de Pamela Courson por una sobredosis de heroína en un apartamento de Hollywood.

No habían transcurrido ni tres años desde el fallecimiento de Jim. Nunca fue capaz de superarlo. La vida de Pam sin él se había convertido en una pesadilla llena de tristeza, drogas y sexo por los locales nocturnos de Los Ángeles. Nadie podía mencionar el nombre de Jim en su presencia porque ella no era capaz de contener las lágrimas. Además de su pérdida tuvo que sufrir otro enorme varapalo poco después. Resulta que Jim había hecho testamento en febrero de 1969 y Pam figuraba como única heredera. Sin embargo, el padre de Jim lo impugnó alegando que el vínculo entre su hijo y Pam no era legítimo al no estar casados.

A comienzos de 1973 Las Puertas se cerraban. Ray en solitario y Robby junto a John comenzaban sus nuevas aventuras musicales. Ninguno de los trabajos futuros que se publicaron de sus nuevos proyectos fuera de The Doors alcanzarían un nivel de calidad ni una gran relevancia comercial. Durante ese año (1973) Ray grabaría su primer disco en solitario, “The Golden Scarab”, al igual que Robby y John harían lo propio con el homónimo debut con su nueva banda, la Butts Band. En 1974 vería la luz ‘The Whole Thing Started With Rock & Roll, Now It’s Out Of Control’, segundo álbum de Ray Manzarek y la Butts Band graban ‘Hear And Now”, que se publicaría al año siguiente.

 

El 25 de abril de 1974 se producía la trágica muerte de Pamela Courson por una sobredosis de heroína en un apartamento de Hollywood.

No habían transcurrido ni tres años desde el fallecimiento de Jim. Nunca fue capaz de superarlo. La vida de Pam sin él se había convertido en una pesadilla llena de tristeza, drogas y sexo por los locales nocturnos de Los Ángeles. Nadie podía mencionar el nombre de Jim en su presencia porque ella no era capaz de contener las lágrimas. Además de su pérdida tuvo que sufrir otro enorme varapalo poco después. Resulta que Jim había hecho testamento en febrero de 1969 y Pam figuraba como única heredera. Sin embargo, el padre de Jim lo impugnó alegando que el vínculo entre su hijo y Pam no era legítimo al no estar casados.

A comienzos de 1973 Las Puertas se cerraban. Ray en solitario y Robby junto a John comenzaban sus nuevas aventuras musicales. Ninguno de los trabajos futuros que se publicaron de sus nuevos proyectos fuera de The Doors alcanzarían un nivel de calidad ni una gran relevancia comercial. Durante ese año (1973) Ray grabaría su primer disco en solitario, “The Golden Scarab”, al igual que Robby y John harían lo propio con el homónimo debut con su nueva banda, la Butts Band. En 1974 vería la luz ‘The Whole Thing Started With Rock & Roll, Now It’s Out Of Control’, segundo álbum de Ray Manzarek y la Butts Band graban ‘Hear And Now”, que se publicaría al año siguiente.

 

El 25 de abril de 1974 se producía la trágica muerte de Pamela Courson por una sobredosis de heroína en un apartamento de Hollywood.

No habían transcurrido ni tres años desde el fallecimiento de Jim. Nunca fue capaz de superarlo. La vida de Pam sin él se había convertido en una pesadilla llena de tristeza, drogas y sexo por los locales nocturnos de Los Ángeles. Nadie podía mencionar el nombre de Jim en su presencia porque ella no era capaz de contener las lágrimas. Además de su pérdida tuvo que sufrir otro enorme varapalo poco después. Resulta que Jim había hecho testamento en febrero de 1969 y Pam figuraba como única heredera. Sin embargo, el padre de Jim lo impugnó alegando que el vínculo entre su hijo y Pam no era legítimo al no estar casados.

Una vez en el tribunal parece ser que también fueron decisivos sus galones como alto miembro de la Marina de los Estados Unidos frente a la ‘niñata’ y drogadicta Pam. Finalmente el testamento fue revocado y la familia Morrison se hizo con toda la fortuna y bienes de Jim. Una jugada indecente teniendo en cuenta que Jim había ‘roto’ con su familia y su última voluntad era que su fortuna pasara a manos de Pam, su ‘compañera cósmica’.

 

En 1974 también se produjo otro acontecimiento realmente curioso. The Stooges, la imprescindible banda liderada por Iggy Pop, se habían separado. Iggy decide marcharse a Los Ángeles y allí sobrevive a duras penas. Está sin dinero y sin banda. Danny Sugerman, manager de Ray, habla con él y se convierte también en el manager de Iggy. Entonces a Danny se le ocurre una brillante idea:

 

Ray Manzarek: Danny Sugerman me preguntó un día si me apetecía hacer algo con Iggy. Él estaba llevándole el ‘management’. Le contesté que el tipo de música que hacíamos era muy diferente. The Stooges eran energía pura. El nombre perfecto para ellos. E Iggy era el cantante ideal. Un loco total. The Stooges eran peligrosos pero yo había convivido con Mr. Peligro en persona, Jim Morrison. La influencia de Morrison sobre Iggy era muy fuerte. La poesía de ambos era erudita y apasionada a la vez. Y compartían una gran intensidad en sus actuaciones. Iggy Pop y Jim Morrison son los cantantes más intensos con los que he estado nunca sobre un escenario. Cuando Danny Sugerman me propuso que probásemos algunas canciones, a ver qué salía, me pareció una buena idea.

 

Iggy Pop: Creo que Ray Manzarek me sacó de la cárcel en la época en que yo vivía en Hollywood. Me acababan de echar del paraíso y yo vivía entre prostitutas. Un día estaba bebiendo vino con una chica. Llevaba un vestido que me gustaba mucho y se lo pedí prestado.

Caminaba por Santa Mónica Boulevard con aquel vestido verde que llevaba una faja muy ceñida, con la botella de vino Ripple en la mano. En realidad me detuvieron por el vino, no por el vestido. Me llevaron al cuartelillo y me dieron la charla pero no recuerdo los detalles de cada vez que he estado en la cárcel.

 

Ray Manzarek: Danny Sugerman me llamó y me dijo que mi cantante estaba en la cárcel y que teníamos que ir a pagar la fianza. Le habían detenido por embriaguez y desorden público. La fianza era sólo de 150 pavos. Entregamos el dinero y en veinte minutos apareció James ‘Iggy Pop’ Osterberg tambaleándose con un vestido de mujer. Me lo quedé mirando y le dije: ‘Jim, ¿llevas un vestido de mujer?’. ‘Siento discrepar’, me contestó él. ‘Es un vestido de hombre’. Danny y yo nos lo llevamos mientras los polis se descojonaban de nosotros.

 

Ron Asheton: Iggy me dijo que Ray Manzarek había montado un grupo con él. Ensayaban en casa de Ray y de vez en cuando Iggy aparecía y pegaba un par de gritos por el micro.

Caminaba por Santa Mónica Boulevard con aquel vestido verde que llevaba una faja muy ceñida, con la botella de vino Ripple en la mano. En realidad me detuvieron por el vino, no por el vestido. Me llevaron al cuartelillo y me dieron la charla pero no recuerdo los detalles de cada vez que he estado en la cárcel.

 

Ray Manzarek: Danny Sugerman me llamó y me dijo que mi cantante estaba en la cárcel y que teníamos que ir a pagar la fianza. Le habían detenido por embriaguez y desorden público. La fianza era sólo de 150 pavos. Entregamos el dinero y en veinte minutos apareció James ‘Iggy Pop’ Osterberg tambaleándose con un vestido de mujer. Me lo quedé mirando y le dije: ‘Jim, ¿llevas un vestido de mujer?’. ‘Siento discrepar’, me contestó él. ‘Es un vestido de hombre’. Danny y yo nos lo llevamos mientras los polis se descojonaban de nosotros.

 

Ron Asheton: Iggy me dijo que Ray Manzarek había montado un grupo con él. Ensayaban en casa de Ray y de vez en cuando Iggy aparecía y pegaba un par de gritos por el micro.

Una vez en el tribunal parece ser que también fueron decisivos sus galones como alto miembro de la Marina de los Estados Unidos frente a la ‘niñata’ y drogadicta Pam. Finalmente el testamento fue revocado y la familia Morrison se hizo con toda la fortuna y bienes de Jim. Una jugada indecente teniendo en cuenta que Jim había ‘roto’ con su familia y su última voluntad era que su fortuna pasara a manos de Pam, su ‘compañera cósmica’.

 

En 1974 también se produjo otro acontecimiento realmente curioso. The Stooges, la imprescindible banda liderada por Iggy Pop, se habían separado. Iggy decide marcharse a Los Ángeles y allí sobrevive a duras penas. Está sin dinero y sin banda. Danny Sugerman, manager de Ray, habla con él y se convierte también en el manager de Iggy. Entonces a Danny se le ocurre una brillante idea:

 

Ray Manzarek: Danny Sugerman me preguntó un día si me apetecía hacer algo con Iggy. Él estaba llevándole el ‘management’. Le contesté que el tipo de música que hacíamos era muy diferente. The Stooges eran energía pura. El nombre perfecto para ellos. E Iggy era el cantante ideal. Un loco total. The Stooges eran peligrosos pero yo había convivido con Mr. Peligro en persona, Jim Morrison. La influencia de Morrison sobre Iggy era muy fuerte. La poesía de ambos era erudita y apasionada a la vez. Y compartían una gran intensidad en sus actuaciones. Iggy Pop y Jim Morrison son los cantantes más intensos con los que he estado nunca sobre un escenario. Cuando Danny Sugerman me propuso que probásemos algunas canciones, a ver qué salía, me pareció una buena idea.

 

Iggy Pop: Creo que Ray Manzarek me sacó de la cárcel en la época en que yo vivía en Hollywood. Me acababan de echar del paraíso y yo vivía entre prostitutas. Un día estaba bebiendo vino con una chica. Llevaba un vestido que me gustaba mucho y se lo pedí prestado.

 

Ray Manzarek: Teníamos ensayo. Llegaron los músicos, instalamos el equipo, esperamos y esperamos. Les enseñé los acordes. Estábamos listos para empezar. Al final le pregunté a Danny Sugerman dónde coño estaba Iggy: ‘En el piso de arriba’, me contestó. Le dije que fuera a buscarle, que llevaba media hora esperándole. Danny sale de la habitación y, al cabo de cinco minutos, aparece Iggy Pop por la puerta. Esta vez no llevaba ningún vestido de mujer sino que iba totalmente desnudo. Todo el mundo alucinaba. Yo también. Los del grupo pensaban: ‘Es el primer ensayo y aquí está el cantante, el famoso Iggy Pop completamente en pelotas’.

 

Le dije a Iggy que allí no había chicas, que éramos todo tíos y la idea era ensayar algunas canciones. Le dije que subiera a ponerse algo de ropa interior. ‘Buena idea, Ray’, me contestó. La colaboración entre Ray Manzarek e Iggy Pop no duraría mucho. Llegaron a realizar algunos conciertos juntos en Los Ángeles en lugares como el Hollywood Palladium o el Whiskey-A-Go-Go. La actuación en el Whiskey del 3 de julio de 1974 fue una noche muy especial. Se cumplía el tercer aniversario de la muerte de Jim y se realizó un concierto-homenaje.

 

Iggy salió al escenario con el pelo teñido de negro, una camiseta con el rostro de Jim y unos pantalones de cuero que habían pertenecido al ‘Rey Lagarto’. Los pantalones se los había regalado Ray. El grupo interpretó canciones de The Doors, incluyendo “L.A. Woman”, donde Iggy introdujo los siguientes versos: ‘Jim Morrison murió hoy, Jim Morrison era más atractivo que cualquier chica de esta ciudad y ahora que está muerto, ahora lloro’

 

Jim había sido la razón por la que Iggy había decidido convertirse en cantante:

Iggy Pop: Jim Morrison era mi ídolo. Si estuviera vivo todavía, yo me dejaría matar por él.

 

Ray Manzarek: Teníamos ensayo. Llegaron los músicos, instalamos el equipo, esperamos y esperamos. Les enseñé los acordes. Estábamos listos para empezar. Al final le pregunté a Danny Sugerman dónde coño estaba Iggy: ‘En el piso de arriba’, me contestó. Le dije que fuera a buscarle, que llevaba media hora esperándole. Danny sale de la habitación y, al cabo de cinco minutos, aparece Iggy Pop por la puerta. Esta vez no llevaba ningún vestido de mujer sino que iba totalmente desnudo. Todo el mundo alucinaba. Yo también. Los del grupo pensaban: ‘Es el primer ensayo y aquí está el cantante, el famoso Iggy Pop completamente en pelotas’.

 

Le dije a Iggy que allí no había chicas, que éramos todo tíos y la idea era ensayar algunas canciones. Le dije que subiera a ponerse algo de ropa interior. ‘Buena idea, Ray’, me contestó. La colaboración entre Ray Manzarek e Iggy Pop no duraría mucho. Llegaron a realizar algunos conciertos juntos en Los Ángeles en lugares como el Hollywood Palladium o el Whiskey-A-Go-Go. La actuación en el Whiskey del 3 de julio de 1974 fue una noche muy especial. Se cumplía el tercer aniversario de la muerte de Jim y se realizó un concierto-homenaje.

 

Iggy salió al escenario con el pelo teñido de negro, una camiseta con el rostro de Jim y unos pantalones de cuero que habían pertenecido al ‘Rey Lagarto’. Los pantalones se los había regalado Ray. El grupo interpretó canciones de The Doors, incluyendo “L.A. Woman”, donde Iggy introdujo los siguientes versos: ‘Jim Morrison murió hoy, Jim Morrison era más atractivo que cualquier chica de esta ciudad y ahora que está muerto, ahora lloro’

 

Jim había sido la razón por la que Iggy había decidido convertirse en cantante:

Iggy Pop: Jim Morrison era mi ídolo. Si estuviera vivo todavía, yo me dejaría matar por él.

 

Ray Manzarek: Teníamos ensayo. Llegaron los músicos, instalamos el equipo, esperamos y esperamos. Les enseñé los acordes. Estábamos listos para empezar. Al final le pregunté a Danny Sugerman dónde coño estaba Iggy: ‘En el piso de arriba’, me contestó. Le dije que fuera a buscarle, que llevaba media hora esperándole. Danny sale de la habitación y, al cabo de cinco minutos, aparece Iggy Pop por la puerta. Esta vez no llevaba ningún vestido de mujer sino que iba totalmente desnudo. Todo el mundo alucinaba. Yo también. Los del grupo pensaban: ‘Es el primer ensayo y aquí está el cantante, el famoso Iggy Pop completamente en pelotas’.

 

Le dije a Iggy que allí no había chicas, que éramos todo tíos y la idea era ensayar algunas canciones. Le dije que subiera a ponerse algo de ropa interior. ‘Buena idea, Ray’, me contestó. La colaboración entre Ray Manzarek e Iggy Pop no duraría mucho. Llegaron a realizar algunos conciertos juntos en Los Ángeles en lugares como el Hollywood Palladium o el Whiskey-A-Go-Go. La actuación en el Whiskey del 3 de julio de 1974 fue una noche muy especial. Se cumplía el tercer aniversario de la muerte de Jim y se realizó un concierto-homenaje.

 

Iggy salió al escenario con el pelo teñido de negro, una camiseta con el rostro de Jim y unos pantalones de cuero que habían pertenecido al ‘Rey Lagarto’. Los pantalones se los había regalado Ray. El grupo interpretó canciones de The Doors, incluyendo “L.A. Woman”, donde Iggy introdujo los siguientes versos: ‘Jim Morrison murió hoy, Jim Morrison era más atractivo que cualquier chica de esta ciudad y ahora que está muerto, ahora lloro’

 

Jim había sido la razón por la que Iggy había decidido convertirse en cantante:

Iggy Pop: Jim Morrison era mi ídolo. Si estuviera vivo todavía, yo me dejaría matar por él.

Ray Manzarek: Iggy cantaba de puta madre. Lo hacía muy bien, pero creo que necesitaba el espeso muro de sonido de The Stooges para poder gritar encima. Al final decidí abandonar porque allí no había sitio para un teclado. Así no se puede cantar. Se puede gritar, brincar y hacer cosas fantásticas con las manos si eso es lo que quieres hacer el resto de tu vida. Me parece muy bien, pero cuando te haces mayor tienes que frenar un poco y explorar la profundidad de tu psique.

 

A principios de 1975 se publica el segundo LP de la Butts Band, ‘Hear And Now’, con la misma nula trascendencia que el primer álbum. Este nuevo fracaso provoca la disolución de la banda y John decide aparcar su carrera musical para probar suerte en el teatro y en el cine siguiendo los pasos de su padre:

 

John Densmore: No estoy resentido, no es que la música me haya desilusionado… pero es difícil encontrar las personas adecuadas y hacer algo tan especial como habíamos hecho con The Doors. Es igual; fui a ver actuar a mi padre. Había actuado cuando tenía mi edad y después de casi cuarenta años volvió a las tablas. Fue como ver a una persona completamente distinta en el escenario, alguien a quien yo no reconocía en absoluto y pensé: ¡Hey, esto es interesante!.

 

En 1976 Ray forma el grupo Nite City con músicos de la escena punk de Los Ángeles y en 1977 aparece su homónimo álbum debut. Ese mismo año grabarían el segundo LP, ‘Golden Days And Diamond Nights’, que sería lanzado al año siguiente.

También en 1977 se publica el primer disco en solitario de Robby titulado ‘Robbie Krieger & Friends’.

 

Durante ese año 1977 un nuevo proyecto iba a juntar de nuevo a Ray, Robby y John en un estudio de grabación. Todo comienza por un recuerdo que salta a la mente de John:

 

John Densmore: De repente me acordé de los poemas que Jim había grabado años atrás; supongo que alguien me lo comentó o algo así, por eso llamé a John Haeny, que había sido el ingeniero de aquellas sesiones, y pregunté: ‘¿Qué ha ocurrido con las cintas de los poemas de Jim? ¿Tienes algunas copias?’ Él respondió: ‘Mejor que eso. Tengo los originales. ¿Por qué no te pasas con los otros y las escuchamos? Quizá se pueda hacer algo con ellas’. Así empezó todo.

 

Las sesiones de grabación sin la presencia de Jim iban a resultar extrañas y con un componente melancólico.

Ray Manzarek: Iggy cantaba de puta madre. Lo hacía muy bien, pero creo que necesitaba el espeso muro de sonido de The Stooges para poder gritar encima. Al final decidí abandonar porque allí no había sitio para un teclado. Así no se puede cantar. Se puede gritar, brincar y hacer cosas fantásticas con las manos si eso es lo que quieres hacer el resto de tu vida. Me parece muy bien, pero cuando te haces mayor tienes que frenar un poco y explorar la profundidad de tu psique.

 

A principios de 1975 se publica el segundo LP de la Butts Band, ‘Hear And Now’, con la misma nula trascendencia que el primer álbum. Este nuevo fracaso provoca la disolución de la banda y John decide aparcar su carrera musical para probar suerte en el teatro y en el cine siguiendo los pasos de su padre:

 

John Densmore: No estoy resentido, no es que la música me haya desilusionado… pero es difícil encontrar las personas adecuadas y hacer algo tan especial como habíamos hecho con The Doors. Es igual; fui a ver actuar a mi padre. Había actuado cuando tenía mi edad y después de casi cuarenta años volvió a las tablas. Fue como ver a una persona completamente distinta en el escenario, alguien a quien yo no reconocía en absoluto y pensé: ¡Hey, esto es interesante!.

 

En 1976 Ray forma el grupo Nite City con músicos de la escena punk de Los Ángeles y en 1977 aparece su homónimo álbum debut. Ese mismo año grabarían el segundo LP, ‘Golden Days And Diamond Nights’, que sería lanzado al año siguiente.

También en 1977 se publica el primer disco en solitario de Robby titulado ‘Robbie Krieger & Friends’.

 

Durante ese año 1977 un nuevo proyecto iba a juntar de nuevo a Ray, Robby y John en un estudio de grabación. Todo comienza por un recuerdo que salta a la mente de John:

 

John Densmore: De repente me acordé de los poemas que Jim había grabado años atrás; supongo que alguien me lo comentó o algo así, por eso llamé a John Haeny, que había sido el ingeniero de aquellas sesiones, y pregunté: ‘¿Qué ha ocurrido con las cintas de los poemas de Jim? ¿Tienes algunas copias?’ Él respondió: ‘Mejor que eso. Tengo los originales. ¿Por qué no te pasas con los otros y las escuchamos? Quizá se pueda hacer algo con ellas’. Así empezó todo.

 

Las sesiones de grabación sin la presencia de Jim iban a resultar extrañas y con un componente melancólico.

Ray Manzarek: Iggy cantaba de puta madre. Lo hacía muy bien, pero creo que necesitaba el espeso muro de sonido de The Stooges para poder gritar encima. Al final decidí abandonar porque allí no había sitio para un teclado. Así no se puede cantar. Se puede gritar, brincar y hacer cosas fantásticas con las manos si eso es lo que quieres hacer el resto de tu vida. Me parece muy bien, pero cuando te haces mayor tienes que frenar un poco y explorar la profundidad de tu psique.

 

A principios de 1975 se publica el segundo LP de la Butts Band, ‘Hear And Now’, con la misma nula trascendencia que el primer álbum. Este nuevo fracaso provoca la disolución de la banda y John decide aparcar su carrera musical para probar suerte en el teatro y en el cine siguiendo los pasos de su padre:

 

John Densmore: No estoy resentido, no es que la música me haya desilusionado… pero es difícil encontrar las personas adecuadas y hacer algo tan especial como habíamos hecho con The Doors. Es igual; fui a ver actuar a mi padre. Había actuado cuando tenía mi edad y después de casi cuarenta años volvió a las tablas. Fue como ver a una persona completamente distinta en el escenario, alguien a quien yo no reconocía en absoluto y pensé: ¡Hey, esto es interesante!.

 

En 1976 Ray forma el grupo Nite City con músicos de la escena punk de Los Ángeles y en 1977 aparece su homónimo álbum debut. Ese mismo año grabarían el segundo LP, ‘Golden Days And Diamond Nights’, que sería lanzado al año siguiente.

También en 1977 se publica el primer disco en solitario de Robby titulado ‘Robbie Krieger & Friends’.

 

Durante ese año 1977 un nuevo proyecto iba a juntar de nuevo a Ray, Robby y John en un estudio de grabación. Todo comienza por un recuerdo que salta a la mente de John:

 

John Densmore: De repente me acordé de los poemas que Jim había grabado años atrás; supongo que alguien me lo comentó o algo así, por eso llamé a John Haeny, que había sido el ingeniero de aquellas sesiones, y pregunté: ‘¿Qué ha ocurrido con las cintas de los poemas de Jim? ¿Tienes algunas copias?’ Él respondió: ‘Mejor que eso. Tengo los originales. ¿Por qué no te pasas con los otros y las escuchamos? Quizá se pueda hacer algo con ellas’. Así empezó todo.

 

Las sesiones de grabación sin la presencia de Jim iban a resultar extrañas y con un componente melancólico.

El álbum, ‘An American Prayer’, se publica en noviembre de 1978. La obra se compone de poemas inéditos de Jim, en su gran mayoría, además de otras interesantes grabaciones del cantante con Ray, Robby y John poniendo el fondo musical a sus lecturas. 

Ray Manzarek: Los poemas de Jim no eran necesariamente poesía escrita. Siempre pensé que él volvió a la clásica tradición griega del poeta hablante, un hombre que sube al escenario y recita sus poemas con palmadas o tambores o con un ritmo implícito. Los poemas de Jim tenían un implícito sentido del ritmo y por eso fue relativamente fácil para nosotros como músicos buscar un ritmo de una u otra manera. Por ejemplo, en “Ghost Song”, al final Jim empieza a hablar acerca de los indios muertos en la autopista y eso sabíamos que requería un ritmo indio. John empezó en los tambores con aquel ritmo tom-tom y sobre aquello yo ponía un Em7/Em9 consiguiendo el mismo ritmo. Robby tocaba un par de frases en su guitarra y a todo ello añadíamos los poemas de Jim, los espaciábamos un poco, hacíamos unos cortes aquí y allá, una especie de ‘espera, Jim, espera cuatro líneas y déjanos tocar esta pequeña frase; después vuelves a entrar’. Era casi como trabajar con él en persona… Era una sensación extraña porque Jim parecía estar realmente en los ensayos. Estábamos nosotros tres y Jim en la cinta. Ok, él no estaba allí en persona pero su presencia era casi tangible.

El proyecto genera opiniones dispares pero la banda tiene clara la esencia del proyecto:

 

John Densmore: No es como uno de esos álbumes de Jimi Hendrix aparecidos cuatro años después de su muerte; tampoco es el caso de la compañía de discos revisando el archivo para aprovechar viejas cintas y publicarlas con nueva cubierta. Esto es el álbum de poemas de Jim; él no pudo terminarlo. Ahora Ray, Robby y yo lo hacemos por él. No será un simple bla, bla, bla… Será como una biografía; su niñez, adolescencia, juventud, su vida pública. Fue grabado en 16 canales, así que compondremos nueva música sobre los poemas; también tenemos material antiguo que podemos incluir, más algunas historias realmente bonitas que él cuenta de cuando estaba haciendo sus películas, distintos momentos de su vida. Eso lo hace en cierto modo biográfico y también tiene un argumento. En realidad es la vida de Jim.

El álbum, ‘An American Prayer’, se publica en noviembre de 1978. La obra se compone de poemas inéditos de Jim, en su gran mayoría, además de otras interesantes grabaciones del cantante con Ray, Robby y John poniendo el fondo musical a sus lecturas. 

Ray Manzarek: Los poemas de Jim no eran necesariamente poesía escrita. Siempre pensé que él volvió a la clásica tradición griega del poeta hablante, un hombre que sube al escenario y recita sus poemas con palmadas o tambores o con un ritmo implícito. Los poemas de Jim tenían un implícito sentido del ritmo y por eso fue relativamente fácil para nosotros como músicos buscar un ritmo de una u otra manera. Por ejemplo, en “Ghost Song”, al final Jim empieza a hablar acerca de los indios muertos en la autopista y eso sabíamos que requería un ritmo indio. John empezó en los tambores con aquel ritmo tom-tom y sobre aquello yo ponía un Em7/Em9 consiguiendo el mismo ritmo. Robby tocaba un par de frases en su guitarra y a todo ello añadíamos los poemas de Jim, los espaciábamos un poco, hacíamos unos cortes aquí y allá, una especie de ‘espera, Jim, espera cuatro líneas y déjanos tocar esta pequeña frase; después vuelves a entrar’. Era casi como trabajar con él en persona… Era una sensación extraña porque Jim parecía estar realmente en los ensayos. Estábamos nosotros tres y Jim en la cinta. Ok, él no estaba allí en persona pero su presencia era casi tangible.

El proyecto genera opiniones dispares pero la banda tiene clara la esencia del proyecto:

 

John Densmore: No es como uno de esos álbumes de Jimi Hendrix aparecidos cuatro años después de su muerte; tampoco es el caso de la compañía de discos revisando el archivo para aprovechar viejas cintas y publicarlas con nueva cubierta. Esto es el álbum de poemas de Jim; él no pudo terminarlo. Ahora Ray, Robby y yo lo hacemos por él. No será un simple bla, bla, bla… Será como una biografía; su niñez, adolescencia, juventud, su vida pública. Fue grabado en 16 canales, así que compondremos nueva música sobre los poemas; también tenemos material antiguo que podemos incluir, más algunas historias realmente bonitas que él cuenta de cuando estaba haciendo sus películas, distintos momentos de su vida. Eso lo hace en cierto modo biográfico y también tiene un argumento. En realidad es la vida de Jim.

El álbum, ‘An American Prayer’, se publica en noviembre de 1978. La obra se compone de poemas inéditos de Jim, en su gran mayoría, además de otras interesantes grabaciones del cantante con Ray, Robby y John poniendo el fondo musical a sus lecturas. 

Ray Manzarek: Los poemas de Jim no eran necesariamente poesía escrita. Siempre pensé que él volvió a la clásica tradición griega del poeta hablante, un hombre que sube al escenario y recita sus poemas con palmadas o tambores o con un ritmo implícito. Los poemas de Jim tenían un implícito sentido del ritmo y por eso fue relativamente fácil para nosotros como músicos buscar un ritmo de una u otra manera. Por ejemplo, en “Ghost Song”, al final Jim empieza a hablar acerca de los indios muertos en la autopista y eso sabíamos que requería un ritmo indio. John empezó en los tambores con aquel ritmo tom-tom y sobre aquello yo ponía un Em7/Em9 consiguiendo el mismo ritmo. Robby tocaba un par de frases en su guitarra y a todo ello añadíamos los poemas de Jim, los espaciábamos un poco, hacíamos unos cortes aquí y allá, una especie de ‘espera, Jim, espera cuatro líneas y déjanos tocar esta pequeña frase; después vuelves a entrar’. Era casi como trabajar con él en persona… Era una sensación extraña porque Jim parecía estar realmente en los ensayos. Estábamos nosotros tres y Jim en la cinta. Ok, él no estaba allí en persona pero su presencia era casi tangible.

El proyecto genera opiniones dispares pero la banda tiene clara la esencia del proyecto:

 

John Densmore: No es como uno de esos álbumes de Jimi Hendrix aparecidos cuatro años después de su muerte; tampoco es el caso de la compañía de discos revisando el archivo para aprovechar viejas cintas y publicarlas con nueva cubierta. Esto es el álbum de poemas de Jim; él no pudo terminarlo. Ahora Ray, Robby y yo lo hacemos por él. No será un simple bla, bla, bla… Será como una biografía; su niñez, adolescencia, juventud, su vida pública. Fue grabado en 16 canales, así que compondremos nueva música sobre los poemas; también tenemos material antiguo que podemos incluir, más algunas historias realmente bonitas que él cuenta de cuando estaba haciendo sus películas, distintos momentos de su vida. Eso lo hace en cierto modo biográfico y también tiene un argumento. En realidad es la vida de Jim.

El disco genera polémica entre algunas personas cercanas a Jim:

Paul Rothchild: Aquel álbum fue una violación. Creo que lo que hicieron con ‘An American Prayer’ fue como coger un cuadro de Picasso, cortarlo en miles de pedazos y dispersarlo a lo largo de la pared de un supermercado. Fue la primera liquidación comercial de existencias de Jim Morrison.

 

John salió en defensa de las buenas intenciones de ‘An American Prayer’:

John Densmore: El álbum fue uno de los pocos proyectos válidos post-Morrison. Hicimos honor a sus palabras, en lugar de explotarlas.

 

Opiniones para todos los gustos como es habitual cuando se publica un disco a nivel póstumo. Por lo que a mí respecta ‘An American Prayer’ me parece una suerte de documento para los fans de The Doors y en especial de Jim Morrison. Después de ‘An American Prayer’, Ray, Robby y John vuelven a retomar sus actividades por separado. Ray se mete en labores de producción de bandas emergentes del punk de Los Ángeles, como X y Zipper

 

Robby continúa su carrera en solitario pero pronto forma una nueva banda, Red Shift, que definió como ‘un grupo de la nueva ola, con influencias de Zappa y del jazz’. 

La banda tendría una vida corta de apenas unos meses. Posteriormente Robby también probaría suerte en el mundo de la producción con otra banda nueva de la ciudad: The Willys. John prosiguió con su carrera como actor de teatro pero también con los ojos puestos en el cine y en la televisión.

 

La década de los setenta finalizaría con otra noticia clave para el redescubrimiento de The Doors por parte de las nuevas generaciones. En 1979 se estrena la película ‘Apocalypse Now’ de Francis Ford Coppola donde la música de The Doors tiene un especial protagonismo.

El disco genera polémica entre algunas personas cercanas a Jim:

Paul Rothchild: Aquel álbum fue una violación. Creo que lo que hicieron con ‘An American Prayer’ fue como coger un cuadro de Picasso, cortarlo en miles de pedazos y dispersarlo a lo largo de la pared de un supermercado. Fue la primera liquidación comercial de existencias de Jim Morrison.

 

John salió en defensa de las buenas intenciones de ‘An American Prayer’:

John Densmore: El álbum fue uno de los pocos proyectos válidos post-Morrison. Hicimos honor a sus palabras, en lugar de explotarlas.

 

Opiniones para todos los gustos como es habitual cuando se publica un disco a nivel póstumo. Por lo que a mí respecta ‘An American Prayer’ me parece una suerte de documento para los fans de The Doors y en especial de Jim Morrison. Después de ‘An American Prayer’, Ray, Robby y John vuelven a retomar sus actividades por separado. Ray se mete en labores de producción de bandas emergentes del punk de Los Ángeles, como X y Zipper

 

Robby continúa su carrera en solitario pero pronto forma una nueva banda, Red Shift, que definió como ‘un grupo de la nueva ola, con influencias de Zappa y del jazz’. 

La banda tendría una vida corta de apenas unos meses. Posteriormente Robby también probaría suerte en el mundo de la producción con otra banda nueva de la ciudad: The Willys. John prosiguió con su carrera como actor de teatro pero también con los ojos puestos en el cine y en la televisión.

 

La década de los setenta finalizaría con otra noticia clave para el redescubrimiento de The Doors por parte de las nuevas generaciones. En 1979 se estrena la película ‘Apocalypse Now’ de Francis Ford Coppola donde la música de The Doors tiene un especial protagonismo.

El disco genera polémica entre algunas personas cercanas a Jim:

Paul Rothchild: Aquel álbum fue una violación. Creo que lo que hicieron con ‘An American Prayer’ fue como coger un cuadro de Picasso, cortarlo en miles de pedazos y dispersarlo a lo largo de la pared de un supermercado. Fue la primera liquidación comercial de existencias de Jim Morrison.

 

John salió en defensa de las buenas intenciones de ‘An American Prayer’:

John Densmore: El álbum fue uno de los pocos proyectos válidos post-Morrison. Hicimos honor a sus palabras, en lugar de explotarlas.

 

Opiniones para todos los gustos como es habitual cuando se publica un disco a nivel póstumo. Por lo que a mí respecta ‘An American Prayer’ me parece una suerte de documento para los fans de The Doors y en especial de Jim Morrison. Después de ‘An American Prayer’, Ray, Robby y John vuelven a retomar sus actividades por separado. Ray se mete en labores de producción de bandas emergentes del punk de Los Ángeles, como X y Zipper

 

Robby continúa su carrera en solitario pero pronto forma una nueva banda, Red Shift, que definió como ‘un grupo de la nueva ola, con influencias de Zappa y del jazz’. 

La banda tendría una vida corta de apenas unos meses. Posteriormente Robby también probaría suerte en el mundo de la producción con otra banda nueva de la ciudad: The Willys. John prosiguió con su carrera como actor de teatro pero también con los ojos puestos en el cine y en la televisión.

 

La década de los setenta finalizaría con otra noticia clave para el redescubrimiento de The Doors por parte de las nuevas generaciones. En 1979 se estrena la película ‘Apocalypse Now’ de Francis Ford Coppola donde la música de The Doors tiene un especial protagonismo.

Resulta que Coppola había encargado a Ray que compusiera la banda sonora completa de la película pero finalmente el director decidió colocar “The End” en los créditos del inicio y final de la película. El film cosechó un gran éxito y se puso en el mercado el LP de la banda sonora. Esta enorme repercusión de ‘Apocalypse Now’ volvió a poner a The Doors de actualidad y a colocarlos otra vez en el Olimpo del rock donde permanecerán para siempre.

 

Ahora sí: ‘This is the end, beautiful friend’. Se cierran Las Puertas. El final de la retrospectiva sobre The Doors, una de las carreras más brillantes, excitantes y extrañas de la historia del rock.  Su asombroso legado discográfico siempre permanecerá vigente. Ray Manzarek, Robby Krieger y John Densmore crearon un fondo musical insólito y mágico, que unido a los textos iluminados y al carisma de Jim Morrison consiguieron con The Doors abrirse paso hacia el otro lado.

Este grupo nos lleva a todos de la mano hacia lo más profundo del subconsciente. Hacia lo desconocido… El chamán del rock se fue muy pronto pero al instante se convirtió en la estrella fugaz más eterna del firmamento.

 

Nick Cohn (escritor): Al principio Morrison parecía sólo un chico maravilloso vestido de cuero negro. Sin embargo después emergió como algo más majestuoso. No era sólo un rockero de bar de carretera, ni un semental de oro, sino un poeta y un intelectual, lleno de pensamientos profundos…

Resulta que Coppola había encargado a Ray que compusiera la banda sonora completa de la película pero finalmente el director decidió colocar “The End” en los créditos del inicio y final de la película. El film cosechó un gran éxito y se puso en el mercado el LP de la banda sonora. Esta enorme repercusión de ‘Apocalypse Now’ volvió a poner a The Doors de actualidad y a colocarlos otra vez en el Olimpo del rock donde permanecerán para siempre.

 

Ahora sí: ‘This is the end, beautiful friend’. Se cierran Las Puertas. El final de la retrospectiva sobre The Doors, una de las carreras más brillantes, excitantes y extrañas de la historia del rock.  Su asombroso legado discográfico siempre permanecerá vigente. Ray Manzarek, Robby Krieger y John Densmore crearon un fondo musical insólito y mágico, que unido a los textos iluminados y al carisma de Jim Morrison consiguieron con The Doors abrirse paso hacia el otro lado.

Este grupo nos lleva a todos de la mano hacia lo más profundo del subconsciente. Hacia lo desconocido… El chamán del rock se fue muy pronto pero al instante se convirtió en la estrella fugaz más eterna del firmamento.

 

Nick Cohn (escritor): Al principio Morrison parecía sólo un chico maravilloso vestido de cuero negro. Sin embargo después emergió como algo más majestuoso. No era sólo un rockero de bar de carretera, ni un semental de oro, sino un poeta y un intelectual, lleno de pensamientos profundos…

Resulta que Coppola había encargado a Ray que compusiera la banda sonora completa de la película pero finalmente el director decidió colocar “The End” en los créditos del inicio y final de la película. El film cosechó un gran éxito y se puso en el mercado el LP de la banda sonora. Esta enorme repercusión de ‘Apocalypse Now’ volvió a poner a The Doors de actualidad y a colocarlos otra vez en el Olimpo del rock donde permanecerán para siempre.

 

Ahora sí: ‘This is the end, beautiful friend’. Se cierran Las Puertas. El final de la retrospectiva sobre The Doors, una de las carreras más brillantes, excitantes y extrañas de la historia del rock.  Su asombroso legado discográfico siempre permanecerá vigente. Ray Manzarek, Robby Krieger y John Densmore crearon un fondo musical insólito y mágico, que unido a los textos iluminados y al carisma de Jim Morrison consiguieron con The Doors abrirse paso hacia el otro lado.

Este grupo nos lleva a todos de la mano hacia lo más profundo del subconsciente. Hacia lo desconocido… El chamán del rock se fue muy pronto pero al instante se convirtió en la estrella fugaz más eterna del firmamento.

 

Nick Cohn (escritor): Al principio Morrison parecía sólo un chico maravilloso vestido de cuero negro. Sin embargo después emergió como algo más majestuoso. No era sólo un rockero de bar de carretera, ni un semental de oro, sino un poeta y un intelectual, lleno de pensamientos profundos…